julio 11, 2005

Mi coraje marchitaba hasta las flores mas lejanas.
Desenvaine la lengua y comenze a azotarlo, llena de placer, con mis palabras.
El callo.

Inmediatamente despues me extirpo de varias chupadas cada gota de veneno , disfrute como nunca.
Ahora, Rafael, sería inmune.

1 Comments:

Blogger papelpautado said...

me gustó el poema :)

julio 13, 2005 8:34 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home