octubre 10, 2005

Hoy a las 8:00 am salia de un estacionamiento, pague mi cuota con una moneda de diez pesos. La señora extendio su mano cubierta con unos guantes negros (de esos expandibles) para darme mis siete pesos de cambio. Los alcanze con mi mano derecha y le di las gracias. Apenas daba la primer vuelta la llanta del carro cuando me grita: Que Dios la bendiga!!! voltie,le di una sonrisa fingida con el rabo de los labios y no pude contestarle nada.

7 Comments:

Blogger UR said...

Yo por eso siempre llevo cambio...

octubre 10, 2005 2:44 p. m.  
Blogger La Gata Parda said...

le hubieras leido uno de tus poemas eroticos, jajaja, Saludos!!!

Gata#1

octubre 11, 2005 10:09 a. m.  
Blogger gremlinax said...

aigas díchole...¡pinche indiorante!

octubre 12, 2005 3:04 a. m.  
Blogger marita said...

Me gusto tu actitud.

octubre 12, 2005 12:23 p. m.  
Blogger wweeggee said...

Creo que es mejor que te vendiga un dios a que te miren con cara de perro. Quien sabe, a lo mejor resulta que su dios es cierto y gracias a ella consiges salvar tu alma y tu sin enterarte repartiendo sonrias a cambio de un rato de parking y unos pesos vas y te has ganado el cielo eterno. De todas maneras la grima y la fe siempre fueron cojiditas de la mano.

octubre 13, 2005 5:23 a. m.  
Blogger RAYDIGON said...

no entendi, que bueno que le sonreiste, a pesar del guante negro...

besin

octubre 17, 2005 5:21 p. m.  
Blogger brissia said...

no pasa nada si no contestas, no es obligación...
que pases por una morra ogete ante la sociedad es otro pedo..jaaa!!
no sheto amiga... pero pues... cuando no nace, simplemente no nace...
suerte el jueves!

noviembre 08, 2005 1:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home